Descifrar completo del análisis para disbacteriosis en niños

Al tomar una prueba de disbacteriosis en el cuerpo de un niño, se detecta inmediatamente una tendencia, lo que confirma la inmadurez de los órganos del sistema digestivo. Al mismo tiempo, este tipo de análisis confirma el desequilibrio existente en la microflora intestinal. La mayoría de las veces con disbacteriosis en bebés o recién nacidos, existe el riesgo de cualquier enfermedad, como resultado de la cual hubo un mal funcionamiento en el cuerpo. En la mayoría de los casos, la disbacteriosis no tiene signos pronunciados y generalmente es similar a cualquier otra enfermedad del tracto digestivo. En este sentido, se hace bastante difícil identificar y detectar disbacteriosis en el cuerpo de un niño. Por lo tanto, aprobar la materia fecal para el análisis es uno de los métodos de laboratorio confiables y precisos que pueden confirmar este diagnóstico.¿Cuál será el descifrado del análisis para la disbacteriosis en los niños?

¿Cuándo es necesario tomar una prueba de disbacteriosis?

Contenedores especiales para tomar heces para el análisis

Contenedores especiales para tomar heces para el análisis

A veces, los resultados de una prueba para la presencia de disbacteriosis en un niño pueden contener mucha información poco clara para los padres comunes. Para arrojar luz sobre el contenido de tales pruebas, intentaremos en este artículo estudiar la gama completa de información proporcionada durante la prueba, así como descifrar su contenido. Es necesario tomar este tipo de pruebas para los niños cuando el niño tiene:

  • Constipación;
  • Diarrea;
  • Infecciones intestinales;
  • Enfermedades de los órganos digestivos;
  • Mayor flatulencia;
  • Manifestaciones de reacciones alérgicas;
  • Intolerancia a ciertos tipos de alimentos;
  • Sensaciones dolorosas en la región abdominal;
  • Terapia antibiótica.

Todas las patologías anteriores son un requisito previo para tomar pruebas de disbacteriosis en el cuerpo pediátrico. Además, este tipo de análisis es necesario para hacer un recién nacido, en caso de que aparezca en la categoría de niños con el desarrollo de varias patologías intestinales. Para los niños expuestos a lesiones de varias enfermedades, también es importante aprobar pruebas de disbacteriosis.

¿Cuál es el propósito de las pruebas de disbacteriosis?

El análisis de heces para la presencia de disbacteriosis en el cuerpo del niño se realiza para refutar o confirmar el diagnóstico correspondiente. Al mismo tiempo, con la ayuda de este análisis, es posible identificar las causas de incomodidad en el cuerpo del bebé. Según los datos de este análisis, el médico tratante hace un cierto diagnóstico y prescribe el tratamiento apropiado. Como resultado, y el bebé se siente mucho mejor, y los padres están contentos con su recuperación. Con la ayuda del análisis de las heces del niño para confirmar o refutar el desarrollo en la disbacteriosis corporal, los médicos de manera precisa y prácticamente sin errores estudian la composición de su microflora y determinan la concentración de los siguientes grupos de microorganismos:

  1. Bacterias útiles, que incluyen microorganismos que mejoran los procesos de digestión y asimilación de elementos nutricionales del bebé;
  2. Microorganismos patógenos condicionalmente contenidos en los intestinos del bebé y pueden empeorar la salud del bebé. Por lo general, este grupo de microorganismos puede ser perjudicial para el bebé, en caso de que el número de tales bacterias prevalezca sobre el número de beneficiosas;
  3. Las bacterias patógenas que no deben estar contenidas en la microflora de un bebé sano.

Composición de la microflora intestinal del bebé

Composición de Microflora

Al examinar las heces para disbacteriosis, los especialistas en instituciones médicas estudian en detalle la composición del biomaterial obtenido. La esencia de este análisis es identificar la relación del número de microorganismos bacterianos útiles al número de patógenos condicionalmente, también presentes en el cuerpo del niño. En la categoría de microorganismos beneficiosos que habitan los intestinos del niño incluyen: Escherichia coli, Lactobacilli y bifidobacterias. Todas estas variedades de microorganismos tienen un efecto positivo en la salud y el estado del cuerpo del niño.

Para el grupo de microorganismos oportunistas, los científicos incluyen: hongos, clostridios, estafilococos, Klebsiella, Enterobacteriaceae. Su actividad puede causar cierta incomodidad al cuerpo del niño en crecimiento y ser la causa del bebé llorando. En el cuerpo del niño, cada uno de los grupos de microorganismos bacterianos representados desempeña su papel. Por lo tanto, algunas de las bacterias descritas anteriormente proporcionan al bebé una digestión suave, y otras, por el contrario, causan el desarrollo de varias patologías en el niño.

La presencia de enterobacterias patógenas en las heces de un niño indica la presencia de una enfermedad, ya que normalmente esta categoría de microorganismos no debe estar presente en las heces de niños sanos. Además, los microorganismos del género Salmonella o Shigella, que se encuentran en las heces del niño, indica el desarrollo de una enfermedad intestinal bastante compleja en el cuerpo del niño, por lo que su presencia es altamente indeseable en el cuerpo del niño.

La microflora intestinal puede contener microorganismos del género Salmonella y Shigella, así como cuerpos fúngicos nocivos que pertenecen al género Candida. Los organismos fúngicos pertenecientes al género Candida pueden causar cierta incomodidad al bebé. Con un mayor contenido en el intestino de estos hongos puede comenzar las lesiones superficiales de la piel en el área del ano. Y si estos hongos comienzan a multiplicarse activamente y al mismo tiempo reduce significativamente el número de microorganismos útiles en el niño puede comenzar la aftas o la candidiasis.

Leer también:

Staphylococcus aureus tampoco debe estar contenido en las heces de un niño, especialmente si el niño es infantil. La presencia de Staphylococcus aureus en las heces, incluso en pequeñas cantidades, puede causar diversas manifestaciones clínicas en el niño. Estos incluyen: pústulas en la piel, reacciones alérgicas y trastornos intestinales. Staphylococcus aureus puede penetrar fácilmente en el cuerpo del niño a través de la leche de la madre. Los niños con inmunidad débil están más expuestos a la infección. Además de Staphylococcus puede dañar el cuerpo del niño y Escherichia coli hemolizante. También es como Staphylococcus no es favorable para el desarrollo de microflora beneficiosa del cuerpo del niño. Los microorganismos patógenos pertenecientes al género Clostridia son la causa de la diarrea en el cuerpo del niño.

La parte patogénica condicionalmente de los microorganismos trae molestias al bebé solo cuando tiene un sistema inmune debilitado. Si esta categoría de microorganismos se multiplica activamente y comienza a dominar sobre las bacterias beneficiosas en el bebé puede comenzar la disbacteriosis.

Las bacterias útiles en los intestinos del bebé son bifidobacterias. Debido a su presencia en el cuerpo del niño, se llevan a cabo muchos de los procesos más importantes para su cuerpo. Éstas incluyen:

  1. Estimulación de la motilidad intestinal;
  2. Participe en el desglose de la comida
  3. Normalizar el proceso de vaciar los intestinos;
  4. Promover la absorción de vitaminas;
  5. Asegurar la digestión de los alimentos;
  6. Ayudar a garantizar el proceso de absorción de alimentos;
  7. Promover la absorción de micronutrientes esenciales;
  8. Capaz de neutralizar muchas sustancias tóxicas.

No debe haber microorganismos patógenos en las heces en absoluto

Los microorganismos patógenos en las heces no deben ser en absoluto

Esta no es una lista completa de ventajas y ventajas de las bifidobacterias, que son necesarias para el crecimiento y el desarrollo del cuerpo del niño. Si la bifidobacteria en el intestino se vuelve muy pequeña, sirve como una señal para el desarrollo de disbacteriosis en el niño. Un papel importante en la microflora intestinal juega lactobacilos. Contribuyen al mantenimiento de los sistemas de defensa del cuerpo contra la penetración de varios alérgenos. Gracias a los lactobacilos en el cuerpo es la síntesis de lactasa y ácido láctico, que son simplemente indispensables para garantizar la función intestinal normal. Si estos lactobacilos mueren, el niño puede desarrollar alergias, estreñimiento y deficiencia de lactasa. Esto es especialmente indeseable para los niños que no han alcanzado la edad del primer año de vida.

Para la microflora del cuerpo del niño es importante tener E. coli, cuya actividad es necesaria para un crecimiento y desarrollo saludables del cuerpo. Gracias a los microorganismos de este grupo de microorganismos en niños, no existe una amplia dispersión de las bacterias patógenas en el cuerpo, y también elimina peligrosa para la actividad vital de los lactobacilos y el oxígeno de bifidobacterias. Si el número en la composición de la microflora intestinal de Escherichia coli en el cuerpo del niño disminuye, puede ocurrir infestación de gusanos.

La disbacteriosis en el cuerpo del niño se acompaña de regurgitación, diarrea o la aparición de estreñimiento, varias reacciones de la piel, dolor en la cavidad abdominal, así como hinchazón del estómago. Si su bebé sufre de dolor abdominal o cólico, debe ver a un médico. Una visita al Doctor también es una razón para las taburetes molestos acompañados de la inquietud del bebé. La causa de todos estos problemas para el cuerpo del niño puede ser disbacteriosis. Solo puede detectarse pasando la materia fecal del niño para su análisis. Con la ayuda de este análisis, el médico podrá no solo encontrar la causa de la disbacteriosis, sino también proporcionar al bebé la ayuda necesaria.

Descifrar el análisis

Prueba de bacteriosis: muestra de muestra

Análisis para la bacteriosis: una muestra de ejemplo

Este análisis se lleva a cabo durante siete días. Es durante este período de tiempo que todos los datos sobre la composición de la microflora de las heces del bebé se preparan. Después de recibir el biomaterial, los especialistas en laboratorio lo colocan en un recipiente especial con un medio nutriente, en el que germinan todos los microorganismos en las masas fecales. Después de un tiempo, el personal de laboratorio cuenta las esporas bacterianas germinadas por un gramo de materia fecal y las estudia en detalle con un microscopio. Todos los datos sobre el número de microorganismos germinados se registran en una forma especial. El número de bacterias germinadas se documenta utilizando unidades de formación de colonias (CFU/G) por gramo de biomaterial.

Para el análisis de la materia fecal, se utiliza el método bioquímico, ya que es más preciso y requiere mucho menos tiempo para realizar. El descifrado de los resultados del análisis es realizado por un médico-gastroenterólogo. En su trabajo, se guía por las normas de los indicadores de edad para el cuerpo del niño. Rinción del biomaterial para el análisis para detectar disbacteriosis en el niño, una condición necesaria para prevenir la propagación de varias patologías en el cuerpo del niño. Por lo general, en la forma con el resultado del análisis de la materia fecal del niño es hasta once nombres de indicadores que indican la presencia en la microflora intestinal del niño de ciertos microorganismos y su número. Los datos de los resultados del análisis contienen los siguientes indicadores:

  1. El número de bifidobacterias involucradas en el proceso de digestión. En un bebé sano, este indicador varía de 1011 a 1012 heces CFU/g.
  2. El número de lactobacilos que evitan la propagación de procesos de putrefacción en los órganos del sistema digestivo. En la norma, este indicador para niños es igual a 1011 a 1012 CFU/g.
  3. Escherichia coli o Escherichia coli, que se encuentran entre los primeros en establecerse en los intestinos del bebé. Su número en la norma equivale a 107 a 108 CFU/g. Una disminución en el número de Escherichia coli en las heces del bebé indica la presencia de parásitos de gusanos en su cuerpo
  4. El contenido de Bacteroidetes, necesario para la descomposición de las grasas y la lucha contra las bacterias patógenas, en un niño sano varía de 107 a 108 CFU / g por unidad de heces.
  5. El número de microorganismos bacterianos del coco, entre los cuales se distinguen hasta cinco tipos de especies diferentes, varía de 105 a 108 CFU/g por unidad de materia fecal en un niño sano. La proporción de clostridios que pertenecen al grupo de microorganismos neutros que habitan el intestino del niño no debería ser más de 105 CFU/g de FECES.
  6. El contenido de las especies de candida que afecte la acidez del entorno intestinal del bebé no debe ser más de 105 UFC/g de heces en un niño sano.

Las razones que conducen a una disminución en el número de E. coli son:

  • Régimen y dieta inadecuados, sobresaturados de alimentos proteicos, grasos o carbohidratos, así como alimentación artificial;
  • Tomando antibióticos;
  • Desarrollo de varias infecciones intestinales en el cuerpo.

El número de enterobacterias patógenas que causan el desarrollo de varias enfermedades en el niño debe ser mínimo o prácticamente ausente. La presencia de un gran número de ellos en las heces del niño indica el desarrollo de infecciones intestinales en su cuerpo.

Según estos indicadores, puede comparar los datos de su análisis y juzgar independientemente el grado de desarrollo de la disbacteriosis en el cuerpo del niño.