Dieta para el hígado y el páncreas: recomendaciones útiles y sabrosas

El sistema digestivo es un mecanismo muy complejo, fallas en las que pueden causar nutrición inadecuada o malos hábitos.¿Qué síntomas pueden considerarse mensajeros de la pancreatitis y la hepatitis, cómo cambia la vida de una persona con estos diagnósticos?¿Qué tipo de dieta se necesita para la enfermedad del hígado y el páncreas?

Variedades de hepatitis

Dieta para el hígado y el páncreas

El hígado y el páncreas no son muy aficionados a los productos horneados de levadura frescas

La hepatitis puede ser de naturaleza diferente. Por lo general, es causado por factores virales y tóxicos-alérgicos. Una persona puede recibir diferentes diagnósticos (hepatitis A, C, B); Esta enfermedad toma variantes agudas y crónicas, por supuesto. Cómo reconocer la hepatitis aguda:

  • Ictericia prolongada;
  • Hígado agrandado;
  • Heces descoloridas;
  • Orina más oscura;
  • Tiempo de reacción lento;
  • Estados apáticos.

Los niños pueden ser perseguidos por hemorragias nasales, las erupciones aparecen en la piel. En casos severos, todo comienza de la misma manera, pero con el tiempo la condición del paciente empeora, y los síntomas son más fuertes y más obvios. Especialmente peligroso es la hepatitis B: las variedades graves de la enfermedad pueden provocar el desarrollo de la necrosis hepática. La hepatitis aguda a menudo se derrama en una variante crónica.

Lleva un peligro: la enfermedad pasa desapercibida, una persona no siente dolor agudo, solo acompañado de fatiga persistente. Los ataques ocasionales de náuseas tampoco sobreligan sospechas. La forma crónica de hepatitis tiene un peligro: puede convertirse en una condición más formidable: cirrosis o cáncer de hígado.

A un paciente que padece enfermedad hepática recibe medicamentos y una dieta suave, que está diseñada para aliviar la carga del órgano enfermo.

Variedades de pancreatitis

Dieta para el hígado y el páncreas

¡La comida rápida no es útil!

A menudo, las personas que están molestas por las náuseas y los vómitos, desarrollan pancreatitis: una afección acompañada de inflamación del páncreas (la enfermedad puede tomar la forma de un proceso crónico, puede estar en una etapa aguda). Un curso leve de la enfermedad puede confundirse con el envenenamiento ordinario.

Una persona siente náuseas, la náusea no mejora el bienestar, aparecen los trastornos de las heces. Con la pancreatitis, una persona siente dolor tolerable. La enfermedad en la fase aguda pasa con mayor intensidad de los síntomas anteriores. El paciente no puede trabajar y descansar completamente debido al dolor severo. Las sensaciones desagradables pueden ocurrir en ambos subcostales, los dolores doloridos pueden tener un carácter de tejas.

En la pancreatitis aguda, es necesaria la ayuda de un médico: la afección se vuelve rápidamente crítica. El corazón, el cerebro, los riñones se ven afectados. Es terrible mirar a la persona: el sudor aparece en la frente, se forma una densa capa de placa en la lengua. La condición severa puede terminar letalmente.

La pancreatitis crónica se revela después de apartarse de las reglas de la dieta. Una hora después de comer una comida, el cuerpo da una señal de una fuerte carga en el hígado en forma de dolor en la región subcostal. Aparecen los trastornos de las heces.

Leer también:

Dieta especial

Dieta para el hígado y el páncreas

Dieta para el hígado y el páncreas – Tabla número 5

La dieta terapéutica número 5 es utilizada por personas que tienen problemas con el hígado y la vesícula biliar. Con enfermedades del páncreas, puede usar los mismos platos dietéticos. Los principios de la dieta están en la reducción de carbohidratos y grasas y en la diversidad de la mesa con platos de proteínas. Es bienvenido nutrición fraccional, en la que los órganos digestivos no experimentan una carga excesiva.

Productos prohibidos

  • De bebidas: alcohol, kvass, cacao, té fuerte, café y refrescos.
  • Platos de comida rápida.
  • Comidas picantes, alimentos grasos, papas fritas.
  • Caldo fuerte y carnes grasas.
  • Alimentos enlatados, carnes ahumadas y manteca.
  • Dulces: dulces, pasteles, pasteles, pasteles.
  • Nabos, rábanos, aceleras, rábanos.

Se puede aconsejar a los pacientes con antecedentes de hepatitis y colecistitis. Se asemeja a la dieta 5, pero implica restricciones más estrictas en el consumo de grasas y carbohidratos (su cantidad se reduce en 50-100 g). Las manifestaciones de pancreatitis aguda mitigarán la dieta #5p. No permite el uso de mermelada, miel, uvas, huevos y sandías.

Por supuesto, es desagradable estar enfermo. Especialmente sufren pacientes que tienen problemas con el hígado y el páncreas: muchos productos favoritos tienen que comer en cantidades limitadas o rechazarlos por completo. Pero con un enfoque competente, incluso un menú dietético puede ser apetitoso y variado. Esto se puede ver si se familiariza con el menú dietético de 3 días.

Día 1

  • Desayuno: gachas de trigo sarraceno, requesón con fruta, té débil.
  • Segundo desayuno: fruta (manzana).
  • Almuerzo: sopa, vermicelli y carne magra hervida, kisel.
  • Jocadura de la tarde: té y galletas.
  • Cena: puré de papas, pescado (hervido), kéfir.

Dia 2

  • Desayuno: macarrones, carne hervida, té.
  • 2do desayuno: requesón (se permite diversificar el sabor con pasas).
  • Almuerzo: sopa, repollo relleno, kisel.
  • Jocadura de la tarde: fruta (plátano).
  • Cena: gachas de leche (arroz), kéfir.

Día 3

  • 1 desayuno: gachas de avena, pescado hervido. Té.
  • 2 Desayuno: cazuela permitida.
  • Almuerzo: sopa, carne hervida, verduras guisadas, compota.
  • Jocadillo de la tarde: té (se permite la mermelada entre los dulces).
  • Cena: queso de variedades no picantes, macarrones hervidos, kéfir.

¿Qué platos puedes diversificar la dieta bajo el número 5?

Dieta para el hígado y el páncreas

Nutrición adecuada: sabrosa y útil

En esta lista de platos, cuya preparación no va más allá de la dieta especificada, no termina. El don de la experimentación ayuda a diversificar el menú del paciente y tener en cuenta sus preferencias alimentarias, formadas antes de la enfermedad.¿Qué platos se diversificará no solo el menú diario, sino que también se convertirá en invitados dignos en la mesa de vacaciones?

Sopa de trigo sarraceno

Cualquier persona que se enfrente a problemas hepáticos debe saber que el trigo sarraceno es un producto útil para él. La sopa de trigo sarraceno, cocinada con leche, tiene un sabor inusual. Primero, los groats se cocinan en agua, luego agregan leche y visten el plato con mantequilla.

Lubina

Es difícil para las personas con pancreatitis y hepatitis: no pueden fritos de pescado ahumado. La parrilla apetitosa también está prohibida. Puedes cocinar pescado magro. Se obtienen platos muy sabrosos y apetitosos de la perca. Necesitas preparar el pescado: limpio, enjuague. Hervir hasta que esté listo. En la guarnición de pescado hervido es un arroz adecuado. El perejil picado y las zanahorias ralladas decorarán el plato.

Ensalada de zanahoria

Cualquier persona con problemas GI debe incluir más verduras en su dieta.¿Cómo hacer una deliciosa ensalada con zanahorias comunes? Agregue pasas, jugo de limón y miel a la ensalada. Tal plato será muy popular entre los niños.

Pastel de platano

La dieta #5 tiene muchas restricciones, incluida la necesidad de rechazar pasteles de muffins, tan amados por muchos. Pero los pacientes ingeniosos de gastroenterólogo siempre encontrarán cómo complacerse a sí mismos. Puede hacer un pastel y no violar las recomendaciones del médico.

Debe preparar 2 paquetes de gelatina (vierta agua). Mezcle la mezcla de gelatina con 500 ml de yogurt. Prepare un molde. Sobre las galletas de Galette, mancha con la mezcla de yogurt-gelatina, agregue una capa de plátanos, vierta nuevamente la mezcla anterior. El pastel se coloca en el refrigerador. El regalo dietético está listo.

Leer también:

Resumamos los resultados

Dieta para el hígado y el páncreas

¡La dieta debe ser rica y variada!

Las enfermedades hepáticas y pancreáticas no son un problema que pueda ser descuidado a un lado. La pancreatitis y la hepatitis descuidada pueden llevar a una persona a la discapacidad, se conocen historias más tristes.

¿Qué se requiere de una persona que ha sido diagnosticada con enfermedades GI? En primer lugar, es necesario aceptar el nuevo diagnóstico y aprender a vivir de acuerdo con las restricciones que imponen estas enfermedades en el estilo de vida de una persona.

Errores en la dieta, el abuso de alcohol puede empeorar el curso de la enfermedad. Pero no todo es tan triste. A pesar de las muchas prohibiciones, una persona puede diversificar su menú y preparar deliciosos platos de los productos recomendados, que no se llaman de inmediato. Para ayudar a los pacientes, Internet: hay muchas recetas para los primeros cursos, postres para personas que comparten los principios de la alimentación saludable.

Adherirse a esta dieta, todos los hogares: los platos hervidos y al vapor son útiles para los niños, reducen la carga del hígado de un adulto. La alimentación saludable puede convertirse en un buen hábito que protege su salud.