Gusanos en un bebé: síntomas, información sobre patología, métodos de diagnóstico y tratamiento

Los trastornos de las funciones del tracto gastrointestinal en niños pequeños pueden asociarse con infecciones parasitarias.

Los gusanos en el bebé, cuyos síntomas de invasión generalmente se manifiestan por una violación del suministro de nutrientes a las células, debido a la violación de las normas sanitarias de nutrición y un sistema inmunitario subdesarrollado.

Esta es una enfermedad bastante peligrosa para los niños de unos pocos meses a un año, porque el recién nacido necesita tantos nutrientes como sea posible. La consulta con un pediatra ayudará a aprender más sobre el diagnóstico y el tratamiento de tales enfermedades.

Información sobre patología

gusanos infantiles

Gusanos en el bebé: preocupaciones y llantas en la noche del día

Las condiciones patológicas causadas por la penetración de los gusanos parásitos en el cuerpo humano se llaman helmintiasis.

Dichas enfermedades pueden ocurrir en pacientes de cualquier categoría de edad, pero la mayoría de las veces las infecciones parásitas se diagnostican en niños y ancianos debido a la inmunidad deteriorada y la prevalencia de factores de riesgo.

Hay muchas especies de helmintos que viven en el tracto gastrointestinal, los pulmones, el hígado e incluso el cerebro. En los niños, los gusanos generalmente se encuentran en los intestinos. Si no se trata de manera oportuna, pueden desarrollarse complicaciones, incluido el agotamiento y el daño a los órganos digestivos.

Los helmintos son un grupo de diversos organismos parásitos. La clasificación principal divide los gusanos por estructura y características biológicas en gusanos redondos, anillados y planos.

El esquema clásico de la infestación de gusanos es la ingestión del huevo del organismo junto con los alimentos, después de lo cual el patógeno penetra el tracto gastrointestinal y comienza a crecer.

Leer también:

A veces, las larvas hacen un largo camino en el cuerpo del paciente a través de los vasos sanguíneos, el hígado e incluso el sistema respiratorio, después de lo cual regresan al intestino para madurar y reproducirse.

Es posible infectarse con tal gusano al consumir carne, frutas, verduras y agua sucia. Las primeras etapas del desarrollo de parásitos pueden ser asintomáticos.

Los principales tipos de gusanos parásitos que pueden infectar el cuerpo del niño:

  • Los gusanos pines son gusanos redondos que viven en el tracto gastrointestinal. Los huevos de lombriz se pueden transmitir fácilmente de persona a persona. Después de la maduración, la hembra puede dejar el intestino a través del ano y poner huevos en la piel del paciente. La picazón resultante lleva al niño a rascar las áreas de irritación. Los gusanos dejados en las manos entran fácilmente en la cavidad oral.
  • Los ascaridos son gusanos redondos que se pueden contraer comiendo frutas y verduras. Después de desarrollarse en la cavidad intestinal, los organismos adultos penetran en varios órganos y causan complicaciones graves.

También en casos raros, se pueden detectar trematodos y otros gusanos planos en los niños, pero a menudo los pediatras se ocupan específicamente de los gusanos pinados debido a las peculiaridades de la infección por gusanos.

Etiología

gusanos infantiles

La helmintiasis es una enfermedad altamente contagiosa

Las enfermedades helmínticas son altamente contagiosas. A diferencia de las bacterias y los virus, la penetración de incluso un huevo en el cuerpo del niño está casi garantizada para causar una enfermedad parasitaria.

Tal característica se debe al hecho de que los huevos de los gusanos tienen una defensa específica contra el jugo gástrico e incluso el sistema inmune.

Los huevos microscópicos son casi imposibles de notar en los alimentos o en la superficie de los juguetes de los niños, por lo que incluso un niño enfermo puede infectar a varias personas a la vez. Al mismo tiempo, es importante darse cuenta de que los niños pequeños no están capacitados en higiene, por lo que el riesgo de infección aumenta muchas veces.

Los principales factores de riesgo son:

  1. Infancia. Los gusanos redondos con mayor frecuencia infectan a los niños menores de 10 años.
  2. Interrupción del sistema inmune.
  3. Males condiciones sanitarias, que incluyen manejo inadecuado de alimentos y falta de procedimientos de higiene regulares.

Las lombrices de pin viven durante 13 semanas y liberan constantemente huevos en el entorno externo. En el cuerpo de un niño, pueden tener lugar varios ciclos de gusanos hasta que se diagnostica la patología. Este curso severo incluso puede causar un desarrollo deteriorado del niño.

Leer también:

Síntomas y complicaciones

gusanos infantiles

Diátesis en las mejillas: como síntoma de helmintiasis

Como ya se mencionó, las primeras etapas de la helmintiasis pueden ser asintomáticas. Los signos patológicos expresados aparecen después del desarrollo del gusano adulto en el órgano y la aparición de complicaciones. Además, los signos de la enfermedad dependen de las especies específicas del parásito.

  • Tos con esputo viscoso.
  • Disnea.
  • Neumonía por aspiración.
  • Sangre en el esputo.
  • Aumento de la temperatura corporal (fiebre).
  • Náuseas y vómitos.
  • Heces líquidas.
  • Condición lenta del niño.
  • Alteración del sueño.
  • Irritación en el área del ano.
  • Negarse a comer.
  • Regurgitación frecuente.
  • Dolor severo asociado con la obstrucción intestinal (el niño está inquieto).
  • Reducción del peso corporal con crecimiento activo del bebé.

Las complicaciones de la helmintiasis en los niños están asociadas con trastornos del tracto gastrointestinal y la propagación del gusano a otras áreas anatómicas.

En primer lugar, es importante comprender que los parásitos toman nutrientes del organismo en crecimiento e irritan la mucosa intestinal, lo que interrumpe la absorción de sustratos.

A veces, los gusanos penetran en los órganos de la región pélvica y provocan la aparición de una infección generalizada. En niños con parásitos, a menudo se detectan signos de malabsorción.

Métodos de diagnóstico

gusanos infantiles

¡Los gusanos en un bebé deben ser eliminados!

Si hay una sospecha de helmintiasis en un niño, es necesario contactar a un pediatra. El médico examinará al paciente, les preguntará a los padres sobre los síntomas y estudiará datos anamnesticos.

La forma más fácil de detectar los lombrices es raspar la piel en el área del ano, porque así es como se pueden detectar los huevos del gusano. También se pueden detectar otros parásitos a través de diagnósticos adicionales.

  1. Análisis de sangre para evaluar el número y la relación de los componentes formacionales. Un aumento en el nivel de leucocitos puede indicar la presencia de una infección parasitaria en el cuerpo.
  2. Métodos de examen visual cuando se sospecha de obstrucción intestinal u otras complicaciones graves. Según los escaneos, puede juzgar la prevalencia del proceso patológico.
  3. El diagnóstico de ultrasonido de los órganos abdominales también le permite identificar algunos tipos de procesos patológicos.
  4. Análisis de heces para detectar huevos, larvas y partículas de gusanos adultos.
  5. Hongos de sangre de laboratorio para anticuerpos.

Cuanto antes se detecte una infección parásita en un niño, más tratamientos efectivos se pueden aplicar.

Leer también:

Tratamiento

Higiene personal

La higiene personal es la prevención de infecciones por helmintos

El tratamiento depende de la edad del niño, el tipo de gusano parásito y datos anamnesticos.

El hecho es que no todos los medicamentos antiparasitarios son seguros para niños menores de tres años, por lo que solo un médico puede recetar este o aquel medicamento después de un examen exhaustivo.

En casos raros, un niño puede requerir cirugía para eliminar el gusano del cuerpo y restaurar la integridad de las estructuras anatómicas dañadas.

La mayoría de las veces la necesidad de dicha operación se debe a la obstrucción intestinal o al daño severo a los órganos internos. El tratamiento popular categóricamente contraindicado de la helmintiasis en niños debido a posibles complicaciones graves.

Después del tratamiento principal, es necesario combatir las complicaciones. La helmintiasis prolongada agota el cuerpo del niño, por lo que es necesario restaurar rápidamente la nutrición normal.

La selección de alimentos suaves también ayuda a reducir la carga en los intestinos. A veces, a los niños se les recetan preparados a base de hierro para tratar la anemia debida a la malabsorción.

  1. Cuidado higiénico cuidadoso del niño. Se recomienda bañar al niño por la mañana y por la noche para prevenir el riesgo de helmintiasis. Por ejemplo, los oxiuros suelen poner huevos por la mañana, por lo que un lavado minucioso del perineo y la zona anal ayuda a prevenir una nueva infestación.
  2. Proporcionar condiciones sanitarias seguras. Los padres deben lavar regularmente los juguetes de sus hijos, lavar la ropa de cama y manipular los alimentos con cuidado. Si es posible que los huevos de lombrices hayan entrado en la ropa o en la ropa de cama del niño, es necesario limpiar las telas a alta temperatura.
  3. Es necesario vigilar al niño y prevenir casos de transferencia de huevos de lombriz desde la zona anal a la boca.
  4. La propia higiene de los padres, especialmente después de visitar lugares públicos, incluidos baños, guarderías y hospitales.

El cumplimiento de las medidas preventivas y el mantenimiento de la limpieza en la casa ayudarán a prevenir el desarrollo de la enfermedad. Los gusanos en un bebé, cuyos síntomas no se manifiestan de inmediato, son peligrosos principalmente debido al desarrollo insuficiente del sistema digestivo, por lo que es necesario ser examinado por un pediatra con la mayor frecuencia posible e identificar signos patológicos.

¿Aún tienes preguntas sobre las enfermedades causadas por lombrices? Encuentra respuestas en el vídeo: