Hernia paramedial

La hernia intervertebral es una de las patologías musculoesqueléticas más comunes que puede desarrollarse a cualquier edad, pero suele manifestarse en pacientes mayores de 30 años. Muy a menudo, la lesión se localiza en las secciones inferiores de la columna vertebral, con menos frecuencia en las torácicas y cervicales, lo que se debe a las características anatómicas de la columna. Hay varias variedades de la enfermedad, que incluyen hernias paramedianas (paramedianas), patologías peligrosas que pueden causar complicaciones y consecuencias desagradables para la salud.¿Cómo se manifiesta una hernia paramediana y se puede curar?

Hernia paramédica

hernia paramedial

¿Qué es una hernia paramediana?

El mecanismo de hernia es la protuberancia del disco intervertebral, un elemento del aparato musculoesquelético que proporciona elasticidad y movilidad a las vértebras. Consiste en una capa fibrosa y un núcleo semifluido (pulposo), y con un bulto grave fuera de la columna, la capa dura pierde su integridad y el contenido del centro sale. Esto provoca graves trastornos de la columna y, en casos complejos, provoca trastornos de las funciones de los órganos internos y discapacidad. Las secciones inferiores de la columna vertebral soportan la mayor carga, por lo que la hernia afecta con mayor frecuencia estas áreas y con menos frecuencia ocurre en la columna torácica y cervical.

Dependiendo del curso clínico y las características de la patología, las hernias intervertebrales se dividen en varios tipos: dorsal, circular, medial y paramedial. La variedad paramedial de la enfermedad se caracteriza por un abultamiento del centro del disco intervertebral a la derecha o izquierda del canal espinal, lo que puede causar compresión de las raíces espinales.

Formación de hernia

formación de hernia

Para referencia. La hernia paramediana es una de las variedades más peligrosas de la enfermedad, ya que la compresión de la médula espinal puede provocar el síndrome de «cauda equina», trastornos sensoriales y digestivos.

Clasificación y posibles tipos.

La clasificación de las hernias paramedianas se basa en la localización del proceso patológico y las características clínicas de su curso. La lista de las variedades más comunes de la enfermedad incluye:

  • medial-paramedial se ubica en el centro de la columna vertebral, pero pasa a las zonas laterales;
  • el paramedial se localiza claramente en el lado derecho o izquierdo;
  • secuestrado paramedial: la parte pulposa del cuerpo cartilaginoso del disco penetra parcial o completamente en el canal espinal;
  • la hernia del agujero paramediano se dirige hacia las raíces espinales;
  • la hernia ventral sobresale hacia adelante desde la parte central de la columna hacia afuera;
  • hernia dorsal: el bulto se dirige hacia la médula espinal;
  • bilateral afecta la columna vertebral en ambos lados;
  • la parte posterior se encuentra principalmente en la parte posterior del cuerpo del disco intervertebral;
  • circular rodea el cuerpo del disco intervertebral en un patrón circular.

Tipos de hernias de la columna

Tipos de hernias espinales

Según el lugar de localización, las hernias discales son del lado derecho e izquierdo, y también pueden ubicarse en una determinada zona de la columna vertebral. Las hernias del lado derecho afectan los nervios que son responsables del funcionamiento del lado derecho del cuerpo y del lado izquierdo, respectivamente, el lado izquierdo, pero esta división es condicional, ya que cuando el proceso patológico se propaga, se pueden manifestar violaciones en ambos. de un lado y del otro.

Al realizar un diagnóstico, junto al nombre de la patología, se coloca una letra y un número, que determinan la ubicación exacta de la hernia en la columna vertebral. La mayoría de las veces se localiza en la parte inferior de la zona lumbar o cervical, provocando diversos síntomas y alteraciones.

Localización de la hernia. Características
Cervicales (C5-C6) La patología se desarrolla debido a la debilidad del corsé muscular y la alta movilidad de las vértebras en esta zona de la columna vertebral bajo la influencia de factores externos negativos. En la mayoría de los casos, la causa de la hernia es un daño mecánico y un traumatismo, especialmente un latigazo cervical, que surge con una inclinación brusca de la cabeza hacia adelante y hacia atrás.
Región cervical (C6-C7) La principal causa de hernia es la inestabilidad de la columna cervical, pero a veces puede ocurrir con otros trastornos del sistema musculoesquelético, como osteocondrosis, procesos inflamatorios en los tejidos blandos, anomalías fisiológicas, etc.
Región lumbar (L4-L5) La mayoría de las veces, la lesión se encuentra en personas que realizan trabajos sedentarios: la posición fija de la columna vertebral aumenta la carga sobre las vértebras y los discos, empeora la circulación sanguínea y los procesos metabólicos, lo que conduce a una violación de la integridad de los discos yel desarrollo de la hernia
Columna lumbar y sacra (L5-S1) El tipo más común de patología, que se asocia con un aumento de cargas en esta parte de la columna vertebral, y puede causar complicaciones graves: trastornos neurológicos, disfunción de los órganos internos, problemas con la actividad motora.

Numeración de vértebras

Numeración de vértebras

¡Para referencia! En la columna torácica, las lesiones herniadas se desarrollan con menos frecuencia, porque las cargas en ella son relativamente pequeñas, y las vértebras y los discos intervertebrales son menos móviles.

Causas de la hernia paramédica

Las hernias paramédicas se desarrollan bajo la influencia de los factores que tienen un impacto negativo en los procesos metabólicos y la microcirculación de la sangre en los tejidos de las vértebras y los discos intervertebrales, y también empeoran el trabajo del sistema musculoesquelético. Entre las causas de la patología incluyen:

  • Trastornos de postura y enfermedades espinales (osteocondrosis, protuberancia, curvatura de la columna espinal);
  • anomalías congénitas de la columna vertebral;
  • displasia de las articulaciones de la cadera sufridas en la infancia, especialmente en ausencia de tratamiento o terapia inadecuada de la enfermedad;
  • esfuerzo físico excesivo, lesiones mecánicas, traumas y contusiones;
  • Trabajo sedentario, estilo de vida sedentario;
  • cambios relacionados con la edad en el cuerpo;
  • malos hábitos que interrumpen la circulación sanguínea y reducen el nivel de oxigenación tisular (fumar, cafeína y abuso de alcohol);
  • Nutrición desequilibrada, necesaria para el funcionamiento normal de las sustancias de la columna, vitaminas y elementos traza en la dieta;
  • predisposición hereditaria;
  • Trastornos del sistema hormonal y endocrino.

¡Importante! Algunos procesos patológicos (daño mecánico a la columna vertebral, enfermedades del sistema musculoesquelético sufrido en la infancia, etc.) pueden manifestarse en unos años con diversas enfermedades de la columna vertebral, incluida la hernia intervertebral.

Video – Hernia: causas, síntomas y peligros ocultos

Síntomas y imagen clínica de la enfermedad

Los signos de hernia paramédica dependen de la localización, el estadio y el curso clínico de la enfermedad. Las manifestaciones generales de la patología incluyen:

Leer también:

  • Dolor en el área de la lesión, que puede ser de diferente intensidad y carácter (tiro, dolor, opaco, etc.);
  • Crunchamiento, clic y rigidez en los movimientos;
  • Manifestaciones neurológicas: entumecimiento, rigidez, sensación de «piel de gallina», debilidad y hormigueo en las extremidades, paresis y parálisis.

Si desea aprender con más detalle cómo determinar la hernia de la columna vertebral, así como considerar los principales signos de la enfermedad y los métodos alternativos de tratamiento, puede leer un artículo al respecto en nuestro portal.

El síntoma clave de la enfermedad son las sensaciones dolorosas, que en las etapas iniciales ocurren después de la actividad física, los movimientos incómodos y la tensión muscular (tos, estornudos, risas, etc.). A medida que se desarrolla el proceso patológico, el disco dañado se extiende sobre las terminaciones nerviosas, la incomodidad se vuelve más intensa, hay brotes: ataques agudos de dolor que duran de unos pocos segundos a varias horas, a veces días. Se propaga a lo largo del curso del nervio afectado, puede irradiar a los órganos cercanos y perjudica seriamente la calidad de vida.

Los síntomas adicionales del proceso patológico dependen de la parte de la columna en la que se encuentra el disco afectado: cervical, torácico o lumbar.

Sección de columna Imagen Manifestaciones adicionales de hernia
Cervical Columna cervical Mareos, dolores de cabeza; perturbaciones auditivas y visuales (tinnitus, «piel de gallina» y camarones frente a los ojos); enrojecimiento o palidez de la cara, entumecimiento de la piel; memoria y atención deteriorada; Trastornos de la extremidad superior.
Región torácica Torácico Hormigueo, entumecimiento, perturbaciones sensoriales en los brazos o piernas; dolor de estómago o pecho; perturbaciones digestivas y excretorias.
Lumbar Lumbar Sensaciones desagradables en nalgas, muslos, piernas superior; trastornos de la actividad motora de las piernas (cojera, paresia, parálisis); debilidad muscular; Disfunción intestinal y de vejiga; Trastornos menstruales en mujeres y disfunción eréctil en hombres

Advertencia. Los síntomas de la hernia paramédica pueden «enmascarar» bajo las manifestaciones de otras enfermedades: hipertensión arterial, trastornos digestivos, infarto de miocardio y enfermedades del tracto urinario.

Peligros de la enfermedad

Hernia paramédica: una enfermedad grave que puede conducir a trastornos de todo el sistema musculoesquelético, problemas con la actividad motora y el rendimiento de las tareas básicas de los hogares. Los pacientes con este diagnóstico a menudo experimentan un dolor severo que perjudica la calidad de vida, causa insomnio, depresión y fatiga crónica. En casos avanzados, la parálisis y la paresis de las extremidades, parcial o completa, la atrofia y la discapacidad muscular son posibles.

La complicación más peligrosa de la patología es la compresión y la lesión de la médula espinal. Desde el canal, que se encuentra en el centro de la columna espinal, salen las terminaciones nerviosas responsables de la inervación y el funcionamiento de los órganos internos. Si estas estructuras se ven afectadas, es posible desarrollar un síndrome «Cauda equina», una enfermedad asociada con daños en el paquete nervioso ubicado en la espalda baja y causando incontinencia urinaria y fecal, disfunción sexual y otros órganos abdominales.

Herniaciones paramédicas

Hernias paramédicas

Diagnóstico de una hernia paramédica

El tratamiento de las hernias paramédicas es realizada por un médico-vertebrólogo o cirujano, y el diagnóstico se lleva a cabo en varias etapas. Para empezar, debe comunicarse con un terapeuta, que realizará un examen externo y la palpación de las áreas afectadas, la recolección de quejas y anamnesis, después de lo cual remitirá al paciente a estudios adicionales.

  1. Rayos X. Uno de los métodos clave para diagnosticar enfermedades de la columna vertebral, que le permite identificar la hernia, determinar la ubicación de su localización y las características del curso clínico.
  2. CT y MRI. Los métodos de diagnóstico más informativos pero costosos, con la ayuda de los cuales puede identificar el proceso patológico en cualquier etapa, evalúan la condición de la columna y los tejidos cercanos.
  3. Ultrasonido con doppler. Con la ayuda de los médicos Doppler detectan los trastornos del flujo sanguíneo en las arterias, causadas por la compresión de las raíces nerviosas. La ecografía convencional en las hernias rara vez se usa, generalmente para excluir otras enfermedades que tienen síntomas similares a las hernias.
  4. Electromiografía. La electromiografía permite evaluar la condición de los músculos, la conducción entre fibras y raíces nerviosas, que a menudo se violan con procesos patológicos en la columna vertebral.

Hernia de disco paramédico

Herniación paramédica del disco intervertebral

Si desea saber con más detalle qué es mejor ultrasonido de la columna vertebral o MRI, así como considerar las ventajas y contraindicaciones, puede leer un artículo al respecto en nuestro portal.

A veces, junto con los métodos instrumentales de investigación, a los pacientes se les muestra otros procedimientos de diagnóstico: pruebas clínicas de sangre y orina, consultas de especialistas estrechos: neurólogo, inmunólogo, etc.

¡Importante! La hernia no tiene signos específicos que le permitan hacer un diagnóstico basado únicamente en las quejas del paciente, por lo que la terapia se prescribe solo después de un estudio integral.

Tratamiento de hernias paramédicas

El tratamiento de las patologías espinales es un proceso largo que involucra varias etapas y diferentes métodos de tratamiento, incluidos la terapia conservadora, los procedimientos fisioterapéuticos y la fisioterapia.

Tratamiento conservador

Los medicamentos para la hernia se utilizan para eliminar los síntomas de la patología, mejorar la condición de los tejidos y el trabajo del sistema musculoesquelético, fortalecer la inmunidad.