Inflamación de la médula espinal

La mielitis es una enfermedad caracterizada por cambios degenerativos distróficos que consisten en inflamación de la médula espinal. En las personas diagnosticadas con esta afección, tanto la materia cerebral gris y blanca, o ambas a la vez, pueden verse afectadas. Este proceso degenerativo no es tan común como la osteocondrosis, por ejemplo: uno de cada dos ha experimentado síntomas de la enfermedad. La mielitis se diagnostica en solo 5 personas de 1 millón de almas de la población. Sin embargo, es una enfermedad muy grave que es difícil de tratar, y el riesgo de complicaciones incluso con un tratamiento competente es bastante alto.

Inflamación de la médula espinal

Inflamación de la médula espinal

¿Por qué ocurre y qué clasificación hay?

Las fibras nerviosas, que son un paquete grueso que crea una conexión entre el cuerpo y el cerebro; todo esto representa la médula espinal. Cuando se inflama, no es que se debilite, sino que pierde más de sus funciones. Entonces, si las vías conductoras de la médula espinal, que proporcionan los movimientos de los brazos, están dañados, una persona tendrá problemas para controlar sus extremidades superiores. Las anormalidades de las vías conductoras desde el cerebro hasta las piernas causan parálisis y debilidad de las piernas, y también existe el riesgo de una funcionalidad deteriorada de los sistemas gastrointestinales y urinarios.

La mielitis se clasifica de acuerdo con diferentes criterios. La clasificación más simple se considera de acuerdo con el criterio del diseño del desarrollo de la enfermedad: primario y secundario. El secundario difiere de la primaria en el sentido de que la progresión de la enfermedad ocurre en las condiciones de cualquier otra enfermedad.

Hay otra agrupación de la mielitis, según la etiología de la enfermedad. Representa toda la variedad de causas para el desarrollo de esta enfermedad. Por lo tanto, hay inflamación bacteriana, postvacunación, viral, traumática y tóxica. Un caso raro de inflamación espinal puede llamarse mielitis infecciosa primaria, cuya razón puede ser la rabia y otras enfermedades.

Hay varios tipos de mielitis

Hay varios tipos de mielitis

Los casos secundarios de esta enfermedad suelen ser complicaciones de enfermedades infecciosas graves, ejemplos de las cuales son tifoides, sarampión, escarlatina y neumonía. Además, las personas con sepsis sanguínea corren el riesgo de desarrollar este tipo de patología.

Teniendo en cuenta la tipología de la enfermedad de la médula espinal, nos gustaría mencionar que existe una clasificación por prevalencia y el desarrollo de la enfermedad. En el primer caso, la mielitis es difusa, multifocal y limitada. En el segundo caso: agudo, subagudo o crónico.

Si hablamos de inflamación transversal aguda del cerebro, entonces esta dolencia se refiere a un tipo limitado de mielitis, porque solo hay un foco de inflamación, que tiene pequeñas dimensiones.

Además de las causas de mielitis mencionadas anteriormente, hay factores que contribuyen al daño de la médula espinal. La hipotermia es solo una de ellas.

Sintomatología

La mielitis puede ser cervical, torácica y lumbar. Cuando se desarrolla la enfermedad, se interrumpe el funcionamiento de las terminaciones nerviosas, debido a que posteriormente hay problemas graves tanto en los sistemas sensibles como en el motor.

¡Prestar atención! Un aumento en la temperatura corporal de hasta cuarenta grados, debilidad, escalofríos y náuseas son los principales signos de la forma aguda de la enfermedad.

En la mielitis, lo primero que experimenta el paciente es la paresis de las piernas, los brazos y los síntomas de dolor de intensidad moderada. Esto es seguido por perturbaciones motoras y sensoriales, que pueden durar varios días. Los problemas en el área pélvica tampoco son infrecuentes (generalmente estamos hablando de mal funcionamiento de los órganos).

Leer también:

La caracterización de las manifestaciones neurológicas difiere dependiendo del período de progresión del proceso degenerativo y de la ubicación del enfoque de la inflamación.

Los principales síntomas de la inflamación de la médula espinal son el dolor y la paresis.

Los principales síntomas de la inflamación de la médula espinal son el dolor y la paresis.

Si se detecta inflamación en la región lumbar, entonces el desarrollo de la enfermedad ocurre de la siguiente manera: primero hay paresis de las piernas, acompañadas de atrofia muscular. Después de eso, las funciones de los reflejos profundos se alteran o destruyen por completo. Luego, hay incontinencia de orina y heces, que es un claro signo de funcionamiento inadecuado de los órganos pélvicos.

Hablando sobre la sintomatología de la enfermedad, es necesario tener en cuenta el tiempo de su manifestación y desarrollo. Desde el comienzo de la enfermedad hasta el desarrollo de su pico, se alternan los signos de mielitis. Los síntomas primarios (iniciales) prácticamente no permiten un diagnóstico correcto, porque no difieren mucho de los signos de otras enfermedades infecciosas. Convencionalmente, los signos estándar del proceso degenerativo-dispófico son un inicio inesperado, debilidad, escalofríos y un aumento de la temperatura corporal a cuarenta grados. Habiendo aprobado esta etapa, la mielitis comienza a mostrarse, y lo primero que comienza a atormentar al paciente serán sensaciones de dolor en la región de fondo, que son intensas. La peculiaridad de este síntoma en la mielitis es la falta de enfocarse en un solo lugar. El dolor en la parte posterior afecta las partes vecinas del cuerpo. A menudo, las sensaciones de dolor se irradian en la parte posterior, la parte superior de las piernas u otras áreas cercanas del cuerpo. Con el tiempo, los letreros se vuelven más claros y claros, y esto puede llevar un par de horas, unos días o incluso semanas.

Los síntomas pueden variar según la etapa de desarrollo de la patología

Los síntomas pueden variar según la etapa del desarrollo de la patología

La terapia de la mielitis depende del alcance de la lesión. El daño de la médula espinal en la región cervical superior se considera el más peligroso en comparación con otros tipos, porque existe la posibilidad de un posible daño al nervio diafragmático, que promete un paro respiratorio.

¡Importante! La columna torácica se considera el departamento más «sufriente» de la columna vertebral con mielitis. Es la mielitis del departamento torácico: la verdadera causa raíz del desarrollo de la parálisis espástica de las piernas. Este tipo de parálisis conduce a convulsiones crónicas en el futuro.

A menudo, la lesión también se encuentra en la región lumbosacra. Los síntomas en este caso son la paresis de las piernas, la atrofia gradual de los músculos, así como los problemas en el trabajo de los órganos pélvicos.

Es importante tener en cuenta que el paciente siempre tiene una disminución en la sensibilidad, independientemente del lugar de desarrollo de la inflamación. Hay una regla tácita, según la cual hay una violación de la sensibilidad: esto sucede justo debajo del área de la lesión. Estos problemas consisten no solo en el hecho de que una persona pierde la sensibilidad al dolor, sino también en una reacción reducida a los cambios de temperatura y al tacto, y también puede haber «sensaciones falsas» en forma de «piel de gallina».

Origen y desarrollo de la inflamación espinal

Como saben, algunos factores pueden provocar la apariencia de mielitis. Por ejemplo, puede ser infección, trauma. Es con esto que comienza el proceso anormal. La inflamación contribuye a una violación de la circulación sanguínea en los tejidos, lo que conduce a la aparición de coágulos de sangre en los vasos. Ellos, a su vez, conducen a un aumento en el tamaño del edema. Posteriormente, es por esta razón que el tejido de la médula espinal se ablanda y sufre necrosis.

Al final de la rehabilitación, se forma una cicatriz de tejido conectivo en el área afectada. No puede reemplazar las celdas nerviosas y la función en lugar de ellas. Muchas dificultades que aparecieron durante el desarrollo de la enfermedad permanecen después del curso de la terapia.

Diagnóstico

Para diagnosticar la mielitis, detectar la causa raíz e identificar el grado de desarrollo de la enfermedad, se lleva a cabo un examen neurológico exhaustivo del paciente. Para hacer esto, el especialista en tratamiento prescribe los siguientes procedimientos:

Leer también:

  • punción lumbar;
  • tomografía computarizada (CT);
  • Imágenes de resonancia magnética (MRI).

Se necesita un diagnóstico integral para hacer un diagnóstico

Se necesita un diagnóstico versátil para hacer un diagnóstico

Para hacer un diagnóstico exitoso, el médico debe usar los datos obtenidos durante la toma de historias, el conocimiento de los síntomas del paciente y los resultados del examen de líquido cefalorraquídeo. Durante la punción de licor, también se lleva a cabo un diagnóstico diferencial, durante el cual el diagnóstico se aclara comparando con los síntomas de enfermedades similares. De la mielitis, es importante que los médicos distinguen las manifestaciones de los siguientes síntomas:

  • circulación sanguínea deteriorada;
  • hematomielia;
  • Varias neoplasias;
  • Síndorme de Guillain-Barré.

Síndorme de Guillain-Barré

Síndorme de Guillain-Barré

Tratamiento

Basado en la información sobre la causa raíz del desarrollo, así como las características individuales de esta enfermedad, el médico-neurólogo prescribe un cierto tipo de tratamiento.

Mesa. Medicamentos para el tratamiento de la inflamación de la médula espinal.

Grupo Nombre Dosis
Antibióticos de amplio espectro «Oxacilina». La oxacilina se administra por vía intramuscular o intravenosa. Con la administración parenteral, la dosis diaria para adultos es de 2-4 g.
«Amoxicilina» Adultos – 500 mg 3 veces al día. Con un curso severo de infección, la dosis se puede aumentar a 1000 mg tres veces al día.
«Cefaclor» Tomemos por vía oral, entera, con una pequeña cantidad de líquido, con comidas. Adultos: 1 cápsula (500 mg) 3 veces al día. En infecciones graves: 2 cápsulas (1 g) 3 veces al día. Dosis máxima – 8 cápsulas (4 g) por día.
Iosépticos «Furagin» Intravenadamente, después de las comidas, bebiendo mucho líquido, 0. 1-0. 2 g 2-3 veces al día. El tratamiento debe continuarse durante 7-10 días. Si es necesario, el curso del tratamiento se repite después de 10-15 días.
«Nifuratel». Dependiendo de la gravedad del curso de la enfermedad, tome 1-2 tabletas 3 veces al día durante 7-14 días.
Myorelaxants «Midocalm». Tome la tableta por vía oral, entera, agua potable. 50 mg 2-3 veces al día, aumentando gradualmente la dosis a 150 mg 2-3 veces al día.
«Sibazon». Cuando se toma por vía oral, la dosis única promedio para adultos es de 5-15 mg. En casos individuales, con intensificación de sintomatología de hasta 20 mg. La dosis diaria suele ser de 15-45 mg, la dosis diaria máxima es de 60 mg. La dosis diaria de la droga se divide en 2-3 dosis.
Analgésicos «Spasmalgon». Para adultos: 1-2 tabletas 2-3 veces al día, independientemente de las comidas. Una dosis más grande solo puede ser recetada por un médico. La dosis diaria máxima es de 6 tabletas.
«Tempalgin». Tome por vía oral, después de las comidas, beber agua. La dosis habitual para adultos es 1 tableta 1-3 veces al día. La dosis única máxima no debe exceder 1 tableta. La dosis diaria máxima es de 4 tabletas.
«Brustan». Adultos: 1 tableta 3-4 veces al día, independientemente de las comidas.
Glucocorticoides «Prednisol» La droga debe tomarse por vía oral, tragando todo y bebiendo líquido. Use 20-30 mg por día hasta alcanzar el efecto terapéutico. Después de eso, se recomienda reducir gradualmente la dosis a 5-10 mg por día. En casos extremos, la dosis inicial se puede aumentar a 50-100 mg por día. La dosis diaria máxima es de 100 mg, simple – 15 mg.
«Kenalog». Intramuscularmente 1 ml (40 mg) lentamente, profundamente en la nalga. El intervalo entre inyecciones, al menos 2 semanas.

Es importante tener en cuenta que con tantos medicamentos y procedimientos, no puede convertirse en un plan de tratamiento. En terapia, la supervisión del médico es importante. El posicionamiento anatómicamente correcto del cuerpo en la cama y la atención competente ayuda a evitar daños graves en la piel, los músculos y los huesos, lo que de otro modo conduciría a trastornos tróficos y llagas a presión.

Solo un médico debe recetar medicamentos

Solo un médico debe recetar medicamentos

Para prevenir el desarrollo de llagas a presión, los procedimientos para mejorar el flujo sanguíneo y los tróficos se llevan a cabo constantemente. Dichos procedimientos pueden incluir irradiación UV, lavar la piel con una solución de manganeso, aplicar compresas con diversos pomadas. Si el paciente tiene ciertos tipos de llagas a presión, como llagas gangrenosas, es necesaria la cirugía.

Durante el curso del tratamiento de la mielitis, se le recetan medicamentos estimulantes especiales que fortalecen los tejidos musculares afectados. En la parálisis espástica, los pacientes toman miosaxantes que reducen las contracturas y el exceso de rayos musculares. Los medicamentos para la anticolinesterasa mejoran la conducción de impulsos neurales en motoneuronas.

¡Prestar atención! Después de la eliminación de los signos clínicos de la enfermedad, el paciente tiene derecho a participar en la terapia de rehabilitación. Este período puede tomar de 4 a 6 meses, o dos años o incluso más. La duración de la rehabilitación depende en gran medida de las características individuales de la enfermedad del paciente.

El programa de rehabilitación se basa en los siguientes métodos de tratamiento:

  • procedimientos fisioterapéuticos;
  • entrenamiento físico terapéutico;
  • masaje.

Los neurólogos, los neurocirujanos, así como los oftalmólogos, fisioterapeutas, cardiólogos y algunos otros médicos son responsables de la selección de métodos de tratamiento.

Leer también:

La mayoría de las manifestaciones de la mielitis se pueden eliminar con un tratamiento efectivo, lo que lleva a una recuperación casi completa. Sin embargo, hay casos especiales de impedimentos relacionados con el sistema locomotor o cambios en el nivel sensorial que pueden permanecer con el paciente por el resto de su vida. Pero los métodos y enfoques modernos en el tratamiento han cambiado mucho las tasas de resultados favorables entre los pacientes que han tenido este diagnóstico y para mejor.

Masaje para mielitis

El masaje terapéutico especial es de gran importancia en el programa de rehabilitación de cualquier paciente diagnosticado con mielitis o trastornos neurológicos:

  • Paresis de los brazos o piernas;
  • parálisis;
  • Reducción de la sensibilidad.

Las técnicas realizadas por los profesionales mejoran la circulación sanguínea, alivian la tensión e incluso aumentan el tono muscular. Las sesiones de masaje generalmente se prescriben al comienzo del período de rehabilitación, cuando la fase aguda ha terminado y hay signos de disminución en la intensidad de los síntomas.

El masaje en la mielitis es una necesidad

El masaje en la mielitis es una necesidad

El proceso de recuperación puede llevar varios años, por lo que los especialistas enseñan a los familiares del paciente o al paciente técnicas de masaje simples. El uso regular de este tipo de recuperación con el uso de otros tipos de fisioterapia dará buenos resultados.

Entrenamiento físico terapéutico (LFK) para mielitis

El entrenamiento físico terapéutico, abreviado como LFK, a menudo es una parte integral del proceso de rehabilitación. La prescripción del paciente para permanecer en la cama no es un obstáculo para un procedimiento como el ejercicio terapéutico, porque para los pacientes con mielitis hay ejercicios y técnicas especiales destinadas a hacer movimientos pasivos en las extremidades afectadas. También se utilizan ejercicios de respiración. Con la parálisis espástica, los especialistas recomiendan ejercicios que reduzcan el tono muscular.

El entrenamiento físico terapéutico en rehabilitación también juega un papel importante. Es una prevención de contracturas, limitación de la movilidad y también ayuda a nutrir los músculos débiles de las extremidades dañadas. En algunos casos severos, los especialistas intentan dar un concepto de cómo reproducir los ejercicios del paciente de forma independiente, en el hogar.

Los ejercicios de LFK deben ser seleccionados por un especialista

Los ejercicios de LFC deben ser seleccionados por un especialista

Naturalmente, el médico trabaja con cada paciente de forma individual. Con una respuesta positiva del cuerpo del paciente, el especialista complica los ejercicios, pero lo hace gradualmente. Los beneficios de este tipo de tratamiento del paciente se observan en combinación con masaje y fisioterapia.

Video – Recuperación después de la mielitis

Fisioterapia

Como se indicó anteriormente, la efectividad del tratamiento de recuperación de un paciente se observa cuando la terapia incluye procedimientos de fisioterapia, masajes y fisioterapia. Por lo tanto, casi todas las terapias reconstructivas para el edema de la médula espinal se realizan con procedimientos de fisioterapia, cuyos objetivos principales se pueden nombrar:

Leer también:

  • Reducción del proceso inflamatorio;
  • reducción del edema tisular en el enfoque de la lesión;
  • restauración de la sensibilidad;
  • llevar la actividad motora de las extremidades afectadas a la normalidad;
  • Normalización del trabajo de todos los órganos internos.

Durante el período de exacerbación de la mielitis, es costumbre tratar con tales tipos de fisioterapia:

  • terapia de ultra alta frecuencia;
  • magnetoterapia;
  • Radiación ultravioleta;
  • inductotermia;
  • Darsonvalización;
  • Ultratonoterapia.

Ultratonoterapia

Ultratonoterapia

Al mismo tiempo, en fisioterapia, se usa electroforesis con diferentes medicamentos:

  • «Galantamine»;
  • «Cloruro de calcio»;
  • «Lidaza»;
  • «Proserin».

Si se altera el trabajo de los órganos pélvicos, se usa la terapia diaria. Este procedimiento funciona en el área de la vejiga. Los músculos del piso pélvico están electrostimulados. Para prevenir el desarrollo de llagas a presión, irradiación ultravioleta, terapia con láser y algunos otros procedimientos se usan en las áreas dañadas de la piel.

¡Importante! En el período de rehabilitación de la enfermedad, es bastante efectivo usar baños con sulfuro de hidrógeno y radón, DMV (un procedimiento basado en ondas electromagnéticas), compresas y tratamiento de lodo.

Sin embargo, hay casos en que, después de la rehabilitación, una persona permanece con discapacidad neurológica por el resto de su vida.

Precauciones y pronóstico para la mielitis

El pronóstico para la mielitis se basa en el grado de desarrollo y la ubicación de la lesión. Una forma descuidada de inflamación en la parte superior del cuello a veces provoca la muerte del paciente, y la hinchazón en la columna lumbar o torácica conduce a una discapacidad en ausencia de un tratamiento adecuado y oportuno. En su presencia, los signos clínicos se ablandan después de aproximadamente dos o tres meses, y la recuperación completa vendrá en uno o dos, a veces tres años.

Si la enfermedad se

Si la enfermedad se «descuida», el pronóstico puede ser extremadamente desfavorable

La mielitis tiene muchas causas de desarrollo, por lo que no existe un concepto absoluto de «prevención de mielitis». Sin embargo, una prevención incompleta de esta enfermedad puede llamarse vacunación, así como la eliminación oportuna de las infecciones crónicas en el cuerpo de uno (sinusitis maxilar, caries dental y otros).

Para la prevención del primer día del inicio de la enfermedad, es necesario llevar a cabo un entrenamiento físico terapéutico pasivo, que será prescrito por un especialista en este caso. Después del período agudo, debe proceder a otros procedimientos de recuperación:

  • masaje;
  • terapia física;
  • acupuntura.

¡Prestar atención! El médico tratante puede recetar varios medicamentos, bioestimulantes y vitaminas B. La terapia adicional generalmente se basa en el tratamiento con resort del sanatorio.

Capacidad para trabajar

La capacidad del paciente para trabajar después de la cura depende de la ubicación del enfoque de la lesión, el curso y el grado de violación de la enfermedad. En los períodos agudos y subagudos, el paciente está temporalmente incapacitado. La rehabilitación de funciones de alta calidad permite volver al trabajo. Con desviaciones residuales después del tratamiento, los pacientes reciben el tercer grupo de discapacidad.

Si incluso después del tratamiento, el paciente todavía tiene anormalidades, se le puede dar una discapacidad

Si, incluso después del tratamiento, el paciente todavía tiene algunas anormalidades, se le puede dar discapacidad

Si la marcha y la estadística se ven afectadas, los pacientes son reconocidos como incapacitados condicionalmente, que luego no pueden trabajar en condiciones normales y se les asigna un segundo grupo de discapacidad. Si los pacientes no pueden vivir sin una atención de enfermería constante, se asignan al grupo de discapacidad uno. Si no hay mejora, entonces el grupo de discapacidad adquiere el estado de «indefinidamente».

Para resumir

La inflamación de la médula espinal en ausencia de terapia adecuada puede conducir a consecuencias graves. Es por eso que es tan importante monitorear constantemente su salud y escuchar cualquier incomodidad. La mielitis es bastante realista para curar, pero para esto tendrás que hacer mucho esfuerzo. Lo más importante es seguir la compleja terapia y no se desvía de las recomendaciones del médico.