Pancreatitis, ¿qué se puede comer y qué, categóricamente no permitido?

Si en el siglo pasado la pancreatitis estuviera enferma exclusivamente a las personas que beben alcohol, hoy la enfermedad se encuentra en personas que pueden prescindir de él. Se asocia con la disposición genética, el abuso de alimentos dañinos, los efectos secundarios de los medicamentos. Cuando la enfermedad afecta el páncreas, que es responsable del funcionamiento adecuado del tracto gastrointestinal. Para evitar complicaciones que puedan seguir la enfermedad, el paciente debe prestar atención cuidadosamente a su propia dieta. Cuando alarma el dolor abdominal agudo, diferentes etiologías, molestias, debilidad general, lo más probable es que el paciente tenga pancreatitis.¿Qué se puede comer con pancreatitis y qué productos son mejores para rechazar?¿Cómo reconocer las formas de la enfermedad?¿Qué tratamiento para la pancreatitis es efectivo? Estas y otras preguntas son de interés para muchas personas que padecen esta enfermedad.

Cómo se desarrolla la pancreatitis. Sus formas

¡En la pancreatitis, la nutrición adecuada es imprescindible!

¡En la pancreatitis, la nutrición adecuada es imprescindible!

Como saben, la pancreatitis no es una enfermedad simple, que incluso después de un tratamiento cuidadoso deja un rastro largo. Durante el desarrollo de la enfermedad, la glándula se inflama. Hay pancreatitis de forma aguda y crónica, que difieren significativamente entre sí. Si la forma aguda se puede detectar casi al comienzo de la enfermedad, la forma crónica se desarrolla muy lentamente, tiene síntomas ocultos que aparecen violenta y dolorosamente, entonces durante un tiempo disminuye. Por lo tanto, es muy difícil determinar la forma de la enfermedad sin el diagnóstico apropiado. A su vez, la pancreatitis crónica es diferente. Puede tener:

  1. forma primaria;
  2. forma secundaria.

En la forma principal, el páncreas se ve afectado, como resultado del abuso de bebidas alcohólicas, intoxicación por drogas, fumar, herencia, estrés. La forma secundaria de pancreatitis se desarrolla a través de enfermedades concomitantes de otros órganos ubicados cerca de la glándula. El paciente puede sufrir colecistitis, hepatitis, cirrosis, enfermedad de Crohn, fibrosis quística, diversas alergias, tienen trastornos en las glándulas paratiroides, la presencia de parásitos en el tracto biliar.

En la pancreatitis primaria, la glándula se ve afectada negativamente por el consumo de alcohol, ya que activa las enzimas de esta glándula. Como resultado, la glándula se destruye, formando fibrosis, es decir, el tejido normal de la glándula, se reemplaza por el tejido conectivo. Con las alergias, el cuerpo del paciente produce anticuerpos que dirigen su actividad contra el páncreas, destruyendo gradualmente su tejido, destruyendo su estructura. El resultado de dicha actividad de anticuerpos es la inflamación de un curso crónico, en el que se forma la fibrosis intensificada del páncreas. Un gran peligro para la glándula son cálculos biliares en la vesícula biliar.

Cómo reconocer los signos de pancreatitis aguda

Con la pancreatitis de la forma aguda, hay una inflamación aguda de la glándula, como resultado de la cual se digiere su propio tejido, el órgano aumenta en tamaño, aparece el edema, las células sanas mueren. La forma aguda se desarrolla a través del consumo excesivo de alcohol, patologías del tracto biliar, nutrición inadecuada, diversas lesiones al abdomen y el páncreas, tomando medicamentos en dosis inadmisibles, enfermedades del sistema endocrino, infecciones que afectan el páncreas. La pancreatitis aguda se caracteriza por:

  • Dolor agudo y de tejas que irradia a la región subcostal y epigástrica derecha;
  • falta de apetito;
  • náuseas y vómitos;
  • intoxicación, en caso de desarrollo de focos purulentos en la glándula;
  • fiebre;
  • shock en caso de síndrome de dolor y deshidratación del cuerpo;
  • incomodidad e hinchazón abdominal;
  • diarrea frecuente;
  • palidez de la piel;
  • Cuando se altera la microcirculación, se desarrollan parches lívidos en diferentes partes de la piel;
  • tensión abdominal en el lado izquierdo debajo del arco de la costilla.

El síndrome del dolor puede durar incluso veinticuatro horas, ya que en el proceso de inflamación hay una muerte de las terminaciones nerviosas y los tejidos del páncreas. El dolor se siente constantemente, prácticamente no cede, pero solo disminuye bajo la influencia de las drogas anestésicas. El apetito desaparece por la ausencia de las enzimas necesarias en el intestino, que produce la glándula. Por la misma razón, el paciente tiene impulsos frecuentes de vomitar y náuseas, lo que a su vez conduce a la deshidratación del cuerpo y la presión arterial inferior.

Tan pronto como el paciente nota síntomas similares, es urgentemente necesario ir al médico, quien realizará una entrevista, diagnosticará y recetará el tratamiento correcto. Si se retrasa con una visita al médico, la pancreatitis aguda puede adquirir la forma de pancreatitis crónica.

Imagen clínica de pancreatitis crónica

En la pancreatitis crónica, el proceso de inflamación de la glándula produce un crecimiento excesivo del tejido conectivo en la glándula, ya que deja de producir y secretar enzimas y hormonas. La pérdida de enzimas como la tripsina, la amilasa y la lipasa conduce a una digestión deteriorada. Esta forma se caracteriza por períodos de exacerbación severa de la enfermedad y períodos de remisión, cuando los síntomas del arranque de la pancreatitis, que disminuirían y pasarían. La forma crónica ocurre, como la forma aguda:

  1. a través del consumo de grandes cantidades de alcohol;
  2. Patología del tracto biliar;
  3. otras enfermedades del tracto gastrointestinal;
  4. enfermedades de órganos cercanos;
  5. predisposición genética;
  6. anomalías congénitas;
  7. la presencia de estasis venosa en la glándula;
  8. uso de medicamentos tóxicos;
  9. Producción de autoanticuerpos por el cuerpo.

¡Las decocciones a base de hierbas pueden reemplazar el café habitual!

¡Las decocciones a base de hierbas pueden reemplazar el café habitual!

Cuando un paciente desarrolla pancreatitis de curso crónico, sus síntomas se expresan de manera algo diferente, a diferencia de la forma aguda. Dado que, como resultado del proceso inflamatorio, las terminaciones nerviosas se inflaman, se altera la salida de jugo de la glándula, aumenta de tamaño. Dicha patología conduce a un síndrome de dolor fuerte de quema o carácter apremiante, que da al lado derecho o izquierdo y va hacia atrás.

Leer también:

La mayoría de las veces, el dolor aparece después de que el paciente consume una gran cantidad de alimentos grasos, fritos o picantes. Tan pronto como el paciente deje de comer los alimentos incorrectos, el dolor disminuirá un poco. Con el síndrome dispéptico, los síntomas solo empeoran. Salivación fuerte, vómitos y náuseas, diarrea, hinchazón abdominal, el trabajo del tracto digestivo se altera.

En algunos casos, en forma crónica, el paciente pierde el peso corporal a una velocidad acelerada, ya que los procesos metabólicos del cuerpo están alterados, tiene piel seca y uñas quebradizas. El cuerpo carece de vitaminas y hierro útiles. La forma crónica se caracteriza por el desarrollo de la diabetes mellitus, a través de la insuficiencia endocrina, como resultado de la cual la producción de insulina está perturbada.

Diagnóstico de formas agudas y crónicas de pancreatitis

Para hacer el diagnóstico correcto y establecer la forma del desarrollo de la enfermedad, primero es necesario someterse a un examen completo. El diagnóstico de pancreatitis se lleva a cabo con la ayuda de equipos especiales con el uso de métodos de laboratorio y instrumentales. Detectar la enfermedad en una etapa temprana de desarrollo no es una tarea fácil, por lo que al paciente se les prescribe tales pruebas y exámenes:

  • un análisis de sangre general;
  • un análisis de sangre bioquímico;
  • glucemia;
  • análisis de orina;
  • ultrasonido abdominal;
  • gastroscopia;
  • fluoroscopia;
  • colangiopancreatografía retrógrada endoscópica;
  • tomografía computarizada;
  • análisis fecal;
  • pasando pruebas funcionales.

El estudio de la sangre permite conocer la presencia de un proceso inflamatorio en el cuerpo, un aumento del COE, la cantidad de leucocitos en la sangre y los niveles enzimáticos de ciertas sustancias, incluida la glucosa. Si el estudio de orina revela la presencia de amilasa, entonces el paciente definitivamente tiene pancreatitis. Gracias a los métodos instrumentales de examen de la cavidad abdominal, se puede conocer el estado y los cambios en curso en la glándula, el estómago, la vesícula biliar, el duodeno y los conductos biliares. Mediante tomografía computarizada, el médico examina el órgano desde todos los lados y en diferentes planos.

Un examen e interrogatorio exhaustivo del paciente permitirá obtener una imagen precisa de la enfermedad, como resultado de lo cual el tratamiento tendrá como objetivo erradicar la pancreatitis.

¿Cuál es el tratamiento para la pancreatitis?

La salud del páncreas está directamente relacionada con la dieta.

La salud del páncreas depende directamente de la ingesta dietética.

Por supuesto, el tratamiento sin tomar medicamentos no es suficiente, pero lo principal es comer bien y llevar un estilo de vida saludable. Al paciente se le recetan medicamentos cuya acción tiene como objetivo eliminar el síndrome de dolor y limpiar la sangre de enzimas. Además de todo, durante y después de la enfermedad, una persona debe seguir una dieta y rechazar los alimentos nocivos que pueden provocar la reaparición de la enfermedad.

Con pancreatitis, se prescriben analgésicos para eliminar el dolor, infusión intravenosa de soluciones especiales que diluyen la sangre y ayudan a reducir la cantidad de enzimas de la glándula. Trasylol, Contrical y otras drogas tienen un efecto destructivo sobre las enzimas. Además, cuando se recetan vómitos, se prescriben medicamentos antieméticos, que aumentan el nivel de calcio en la sangre. Para evitar la entrada de infección en los órganos dañados, se toman antibióticos. Además de la medicación, es necesario seguir una dieta, se conoce como tabla número 5. Contiene productos que son útiles y se pueden ingerir con pancreatitis.

Primero, es necesario negarse a beber bebidas que contengan alcohol, café, caldos altamente concentrados. Con la pancreatitis, hay grandes restricciones en los alimentos que son importantes para observar para acelerar la recuperación. Pero esto no es para siempre. Es suficiente tolerar de uno a dos meses, y puede comer los productos habituales, aunque será necesario abstenerse de platos picantes, grasos y otros no muy útiles.

Coma con pancreatitis a menudo, pero las porciones deben ser pequeñas. Por lo tanto, la reducción en el peso corporal del paciente será imperceptible, pero cuando su salud se repare, el peso se restaurará. Cuando la enfermedad debe limitar el consumo de alimentos que contienen carbohidratos y azúcar, grasas, platos que aumentan la producción de jugos del sistema digestivo:

  • pasteles, pasta, otros platos de harina;
  • dulces, miel, postres dulces;
  • caldos de carne concentrados;
  • caldos hechos con verduras.

Con ataques severos de dolor por el consumo de alimentos es mejor abstenerse de comer. Cuando aumenta el hambre, puedes beber un poco de líquido. Solo mejor si será ordinario, agua ligeramente tibia, té, decocción de rostros.