Perforación de úlcera gástrica: causas, síntomas y consecuencias de las complicaciones

La úlcera gástrica es una enfermedad peligrosa que se desarrolla debido al daño a las paredes del órgano. Preceder a la enfermedad puede ser una u otra forma de gastritis. Esta enfermedad no sólo causa un dolor intenso, sino que también perjudica en gran medida la calidad de vida del paciente.

La perforación de la úlcera gástrica es una complicación peligrosa de la enfermedad; en este caso, es posible que se desarrolle sangrado y un gran proceso infeccioso en la cavidad abdominal.

Esencia de la enfermedad

Úlcera péptica

La úlcera gástrica es una lesión erosiva grave de la membrana mucosa.

La patología de la úlcera es una enfermedad de los órganos digestivos, caracterizada por lesiones erosivas graves de la membrana mucosa.

Se pueden formar úlceras en el estómago, la parte inferior del esófago y el intestino delgado. La formación de úlceras suele ser causada por una infección prolongada con la bacteria H. pylori, así como por un daño erosivo a la mucosa. Las úlceras son una consecuencia común de la gastritis.

Las patologías ulcerosas del estómago y el duodeno casi no difieren en las manifestaciones sintomáticas. En ambas enfermedades se produce dolor en la región abdominal superior.

El dolor puede aparecer algún tiempo después de comer y durar varias horas. También es posible el dolor con el estómago vacío, que ocurre por la mañana. En caso de lesiones ulcerativas del estómago, siempre existe el riesgo de perforación de la pared del órgano. Esta peligrosa complicación conduce al desarrollo de sangrado.

Además, a través de la mucosa del estómago destruida, el contenido del órgano puede ingresar a la cavidad abdominal, lo que puede provocar una inflamación extensa. Complicaciones tan graves a menudo provocan la muerte del paciente en caso de tratamiento quirúrgico inoportuno.

Manifestaciones de lesiones ulcerosas.

Úlcera péptica

La úlcera gástrica provoca sensaciones dolorosas en el abdomen.

Para diagnosticar adecuadamente la enfermedad, el médico necesita conocer todos los factores de riesgo de la úlcera péptica, incluida la infección por Helicobacter, la ingesta de medicamentos antiinflamatorios no esteroides y el tabaquismo.

Lea también:

Las lesiones ulcerosas del estómago y el duodeno no se pueden diferenciar basándose únicamente en la historia del paciente, aunque algunos puntos pueden ser útiles para el médico tratante.

El dolor en la región abdominal superior es el síntoma más común. Por lo general, es una sensación de ardor o desgarro que ocurre inmediatamente o algún tiempo después de comer. Comer alimentos y tomar antiácidos alivia el dolor en las úlceras del intestino delgado, pero no ayuda en las úlceras gástricas.

Los pacientes con lesiones ulcerosas duodenales a menudo se quejan de un despertar repentino en medio de la noche. Alrededor del 50-80% de los pacientes con úlceras intestinales pequeñas experimentan dolor epigástrico por la noche. El dolor puede extenderse a la región posterior.

Los pacientes que desarrollan obstrucción de parte del estómago como resultado de la formación de úlceras pueden quejarse de una sensación de plenitud en el estómago y la flatulencia. Las náuseas y los vómitos después de comer también pueden ocurrir. Otros síntomas de la enfermedad son:

  1. Dispepsia, que incluye eructo, hinchazón abdominal e intolerancia a los alimentos grasos.
  2. Acidez.
  3. Una sensación de incomodidad en el cofre.
  4. Un cambio en el color de las heces como resultado del sangrado gastrointestinal. La condición se llama Melena.
  5. El sangrado prolongado puede conducir al desarrollo de la anemia. Los síntomas de la anemia incluyen fatiga, falta de aliento y piel pálida.
  6. La palidez y la debilidad de la piel abrupta pueden indicar una úlcera estomacal perforada.

A menudo, la lesión ulcerosa es asintomática.

Examen físico de un paciente con una úlcera perforada

Úlcera péptica

La úlcera gástrica se puede investigar mediante un examen endoscópico.

Los pacientes con una úlcera péptica perforada generalmente se quejan de un inicio repentino de dolor en el abdomen.

En la mayoría de los casos, se describe un dolor extenso sin localización específica. Dado que incluso el más mínimo movimiento agrava el síndrome del dolor, los pacientes con úlcera perforada intentan asumir la posición fetal.

El examen del abdomen generalmente revela dolor y rigidez abdominal. La gravedad de los síntomas peritoneales depende en gran medida de una serie de factores, incluido el tamaño de la perforación y el volumen de contenidos bacterianos o gástricos que han entrado en la cavidad abdominal.

También es importante el intervalo de tiempo entre el inicio de la perforación y su desaparición espontánea debido a la restauración de la integridad de la pared del órgano.

Los pacientes con una úlcera perforada también pueden mostrar signos clínicos y síntomas de shock séptico, como taquicardia, hipotensión y anuria. No es sorprendente que estos signos de shock pueden no estar presentes en pacientes de edad avanzada o inmunocomprometida, ya que la acción bacteriana juega un papel importante.

Lea también:

El médico puede preguntar cuándo ocurrió el vómitos, antes o después del inicio del dolor. Esto es importante para el diagnóstico.

Causas de la enfermedad

Helicobacter pylori

Helicobacter pylori es la bacteria que causa lesiones ulcerosas del estómago.

Las úlceras pépticas ocurren cuando las paredes del órgano pierden sus propiedades protectoras.

En este caso, el ambiente agresivo del estómago y el intestino delgado pueden dañar la membrana mucosa. Como resultado, se forma una herida abierta, que puede sangrar. Las causas más frecuentes son:

  • Bacteriano. Helicobacter Pylori vive en los tejidos del estómago. La bacteria daña las células protectoras del órgano. La infección a menudo es asintomática hasta que se forman las úlceras. Todavía no hay datos confiables sobre cómo se propaga Helicobacter. Se supone que la bacteria se puede transmitir de persona a persona a través de la saliva, la comida y el agua.
  • Ingesta regular de medicamentos para el dolor. La aspirina y algunos medicamentos antiinflamatorios no esteroideos pueden causar irritación y daño en la pared del estómago. Las úlceras pépticas son comunes en personas mayores que toman analgésicos regularmente para problemas articulares.
  • Otras drogas. Tomar esteroides, anticoagulantes, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y algunos otros medicamentos también provoca la formación de úlceras gástricas.
  • El alcoholismo, el tabaquismo y la dieta inadecuada también pueden ser la causa de las lesiones ulcerosas.

A menudo, la causa de la enfermedad sigue sin estar clara.

Lo que puede causar la aparición de úlceras gástricas, el video le dirá:

Medidas de diagnóstico

El método principal para detectar la enfermedad incluye un examen endoscópico. Para realizar este procedimiento, el médico inserta un tubo largo en la boca del paciente y lo mueve profundamente en el tracto digestivo para examinar el esófago, el estómago y parte del intestino delgado.

El tubo contiene una cámara, lo que permite al diagnóstico ver la condición de los órganos en una pantalla. También se puede usar para tomar tejido de un órgano para un examen más detallado. La endoscopia es el único método preciso para diagnosticar la patología. El procedimiento se prescribe a pacientes con los siguientes signos:

  1. Anemia (un pequeño número de glóbulos rojos).
  2. Anorexia.
  3. Sangrado en el tracto digestivo.
  4. Dificultad para tragar.

La imagen sintomática no permite una conclusión precisa sobre la condición del estómago o los intestinos.

Terapia de lesiones ulcerosas del estómago

Disbacteriosis

Al tratar una úlcera con antibióticos, puede provocar la apariencia de disbacteriosis.

El tratamiento depende directamente de la causa de la lesión ulcerosa. Si los resultados de diagnóstico mostraron la presencia de infección por Helicobacter, entonces el médico recetará una combinación apropiada de medicamentos con antibióticos.

Lea también:

Además de los antibióticos, el paciente necesitará inhibidores de la bomba de protones para reducir la secreción de ácido clorhídrico.

Los efectos secundarios de dicho tratamiento pueden incluir diarrea, trastornos dispépticos y disbacteriosis. Para el alivio, puede ser necesario tomar medicamentos para normalizar la microflora intestinal.

Para aliviar los síntomas, el médico puede recetar medicamentos antiácidos. Estos medicamentos reducen la acidez de los contenidos gástricos, que en algunos casos pueden aliviar el síndrome del dolor.

Posibles complicaciones

El tratamiento inoportuno o insuficiente de la enfermedad puede conducir a las siguientes complicaciones:

  1. Perforación de úlceras gástricas. Una lágrima se forma literalmente en la pared del estómago, a través del cual el jugo gástrico puede ingresar al espacio interorgan. La consecuencia de tal complicación puede ser una infección extensa de la cavidad abdominal, potencialmente mortal para el paciente. El signo de perforación es un dolor de corte repentino en el abdomen, la palidez y la disminución de la presión arterial.
  2. Hemorragia interna. Una úlcera perforada puede dar lugar a una pérdida de sangre significativa que requiere hospitalización. Los signos de sangrado incluyen debilidad repentina, disminución de la presión arterial, piel pálida y mareos. La pequeña pérdida de sangre prolongada puede conducir a la anemia.

El cumplimiento de la dieta y la evitación de los malos hábitos reducen el riesgo de complicaciones. Por lo tanto, la perforación de la úlcera gástrica se refiere a las complicaciones más peligrosas de la patología de la úlcera péptica, amenazando la vida del paciente.