Tratamiento de parásitos en niños: tipos de helmintos, características de la sintomatología, medidas preventivas

Los helmintos, para los cuales el cuerpo humano es el vínculo principal o intermedio en su ciclo de vida, hay más de tres docenas de variedades. Un adulto, aunque infectado con parásitos, tiene contra ellos una especie de protección en forma de enzimas de saliva, jugo gástrico y microflora intestinal, sigue con más cuidado las reglas de higiene.

El cuerpo de los niños está expuesto a infestaciones de gusanos con mucha más frecuencia, ya que la inmunidad del niño aún no es lo suficientemente fuerte, y pasar una gran cantidad de tiempo en el colectivo de los niños multiplica la posibilidad de infección con huevos y larvas de parásitos.¿Cuál debería ser el tratamiento de los parásitos en los niños?

Tipos de helmintos

Chupando gusanos

Todos los parásitos se dividen en tres grupos.

La clasificación de helmintos divide todos los parásitos en tres grupos:

  • Gusanos redondos, o nematodos – Trichinella, lombrices pines, vlasoglaves, ascaridos.
  • Plano, o tenias: solitario o bovino, porcina, cadena de rata, lentículo ancha, Echinococcus.
  • Gusanos de sucker, o trematodos: hepáticos, felinos y ántrax.

Estos tipos de helmintos pueden parasitar en los intestinos del niño o en otros órganos, en los que se obtienen con el torrente sanguíneo a través de los vasos sanguíneos.

Algunos tipos de gusanos (Echinococcus) no pueden ser eliminados por ninguna medida que no sea la cirugía. Los tipos más comunes de helmintos en niños:

  1. Los lombrices de pines: gusanos de aproximadamente 6 mm de tamaño, causan enterobiasis. Los lugares más comunes de su distribución: las partes inferiores del intestino grueso. Coloque los huevos por la noche en los pliegues de la piel en el área del ano. El niño rasca el sitio de irritación y, por lo tanto, transfiere los huevos de lombriz al medio ambiente y a su propia boca. Los huevos de pinza se ponen en juguetes, ropa de cama, artículos para el hogar, están infectados por otros. Dos semanas después, los individuos sexualmente maduros que eclosionaron de las larvas atrapadas en el cuerpo, comienzan un nuevo ciclo de reproducción.
  2. Ascáridos: causan ascaridosis, el segundo tipo más común de helmintiasis. En el cuerpo de los huevos infantiles de ascaridos salen del suelo. Las principales formas de infección: manos sucias, verduras, frutas. Las larvas ascáridas se convierten en un gusano grande con una longitud de 20 – 30 cm. Este es un tipo de helmintiasis muy peligroso, ya que un parásito grande puede bloquear los intestinos, el tracto respiratorio superior, los conductos biliares, causar una forma grave de alergia. Sus larvas migran por todo el cuerpo, entrando en los pulmones, el hígado, los intestinos, los bronquios.
  3. Los toxocaras son gusanos redondos que causan toxocarosis. Tienen hasta 40 cm de largo y sus huevos se ingieren desde el suelo. Los vectores de toxocaras son animales domésticos, que transportan los huevos de toxocaras en su pelaje y patas. Una persona puede ser portador de toxocarosis y su principal «huésped». Las larvas de este helminto, habiendo eclosionado de los huevos, penetran los vasos sanguíneos y se extienden con sangre a varios órganos. Allí, la larva forma cápsulas, causa inflamación del órgano y una reacción alérgica. En otra variante de la helmintiasis, el gusano adulto parasita en el intestino.

Síntomas de helmintiasis

náuseas

Las náuseas matutinas pueden ser un síntoma de helmintiasis.

Los niños de diferentes grupos sociales pueden convertirse en un objetivo de infestación de gusanos. Un niño de una familia donde se observan estrictamente las reglas de higiene, infectadas con helmintos de la misma manera que los niños de entornos desfavorecidos.

La susceptibilidad a la infección por gusanos está influenciada por la condición general del cuerpo del niño, buena inmunidad.

Si los niños reciben una dieta escasa y monótona, en vitaminas y componentes básicos desequilibrados, es más probable que otros a infectarse con parásitos.

Leer también:

Aunque los helmintos que visitan los cuerpos de los niños son diversos en apariencia y rutas de transmisión, causan síntomas similares:

  • Pérdida de apetito o aumento en el apetito
  • Taburetes desordenados
  • Aumento de la salivación por la noche
  • Dolores de cabeza y mareos
  • Náuseas matutinas
  • Landilidad e irritabilidad
  • Piel pálida y manchas azules debajo de los ojos
  • Resfriados frecuentes
  • Trastornos del sueño
  • Cabello quebradizo y uñas
  • Pérdida de peso

Varios de estos síntomas en combinación deben hacer que los padres se alerquen y contactar a un helmintólogo o pediatra. Además de los síntomas generales, ciertos tipos de parásitos pueden causar signos específicos de helmintiasis, inherentes solo a ellos:

  1. Ascáridos: ganglios linfáticos agrandados, pequeños coágulos de sangre en el esputo secretados durante una tos seca.
  2. Gorrañas: picazón anal e inquieto.
  3. Tricocefalosis: náuseas y náuseas, trastornos intestinales, dolor similar al apendicitis.
  4. Tricinelosis: manifestaciones alérgicas, inflamación de la conjuntiva, dolor muscular.
  5. Anquilostomidosis: hinchazón, dolor de estómago, pérdida de peso marcada.
  6. Teniosis: trastornos intestinales, dolores de cabeza, deterioro del sueño.
  7. Opistorchiasis: hipertermia, dolor leve muscular y articular, acidez estomacal, alergias, insta a vomitar.

Evalúe correctamente los síntomas, los diferencie por posibles patógenos, prescribir las medidas de diagnóstico y el tratamiento adecuado solo puede un especialista calificado: helmintólogo, parasitólogo, médico de enfermedades infecciosas.

Para obtener más detalles sobre el tratamiento de helmintos en niños, consulte el video temático:

Posibles formas de infección

higiene

Es necesario observar las medidas de higiene.

Casi todos los niños pasan mucho tiempo en el colectivo infantil: jardín de infantes, escuela, círculos de desarrollo y secciones deportivas.

Control débil por parte de los adultos sobre las medidas de higiene, el tratamiento insuficiente de los utensilios, los artículos del hogar, los juguetes, los contactos cercanos de los niños entre sí conducen al hecho de que en dicho entorno aumenta significativamente el riesgo de infección con helmintos.

Los helmintos ponen huevos, de los cuales nacen las larvas del gusano. En el cuerpo humano, esta larva pasa por un camino de desarrollo a un adulto, que después de algún tiempo se vuelve sexualmente maduro y comienza el siguiente ciclo de reproducción.

Sus huevos dejan el intestino solo o junto con las heces, que se vuelven a caer a su dueño o al entorno externo. Junto con el agua, la comida, a través de las manos sucias, el huésped intermedio en forma de mascotas o con productos contaminados, los huevos de helmintos llegan a otra persona y comienzan un nuevo ciclo de vida.

Las hembras de algunas especies de gusanos (ascaridos) pueden colocar hasta 25 mil huevos por día. Formas adicionales de transmisión de huevos y larvas de helmintos:

Leer también:

  • Contacto con animales infectados.
  • Transferencia de larvas de gusanos por moscas a la comida.
  • Consumo de frutas y verduras sin lavar.
  • Cocina de carne o platos de pescado contaminados con larvas de helmintos.
  • Bañarse en cuerpos de agua contaminados.
  • Diagnóstico de helmintiasis y control durante el tratamiento

Se pueden notar algunas especies de gusanos en las heces del niño. Si esto sucede, es aconsejable colocar el helminto en un frasco de alcohol y mostrar al médico – helmintólogo. Si aparecen síntomas de helmintiasis, se deben realizar pruebas de laboratorio. Los tipos más comunes de pruebas:

  1. Análisis fecal para huevos de gusano: se lleva a cabo 2-3 veces, ya que la recolección de material puede ocurrir durante el período de ausencia en las heces de huevos de helmintos.
  2. Raspado enterobiasis: tomado de los pliegues de la piel cerca del ano. El método no siempre es informativo, ya que la prueba no puede tomarse durante el período en que los lombrices se reproducen.
  3. Prueba general de sangre: le permite determinar con precisión la presencia de helmintos.
  4. Prueba de disbacteriosis: la desviación del número de E. coli de la norma indica la presencia de parásitos.
  5. El análisis de sangre para determinar el contenido de hemoglobina se realiza en caso de anemia causada por una infestación de gusanos.
  6. Análisis de sangre para determinar la inmunoglobulina contra ciertos tipos de parásitos.

Después del tratamiento, es necesario un análisis fecal de control para detectar huevos de lombrices. Es aconsejable realizarlo repetidamente, ya que los fármacos actúan sobre los adultos sin afectar los huevos y larvas de helmintos.

Aplicación de medicamentos contra parásitos.

Pirantela

Pirantel: un fármaco para la eliminación de la infestación por gusanos.

Los productos de helmintos tienen un impacto negativo en el cuerpo del niño: reducen la inmunidad, causan manifestaciones alérgicas, reducen la digestibilidad de minerales y vitaminas, tan necesarios para el crecimiento y desarrollo del niño.

La disbacteriosis, la mala salud y la intoxicación crónica no dan a los niños la oportunidad de crecer, jugar, aprender y disfrutar de la socialización con sus seres queridos.

Por estas razones, el tratamiento de los parásitos en niños debe iniciarse inmediatamente después de su detección. Formas farmacológicas de preparados para la eliminación de la infestación por gusanos:

  • Suspensiones: seguras, cómodas de usar, adecuadas incluso para bebés (Pyrantel, Vormil, Helminthox).
  • Jarabes antihelmínticos: elaborados a base de plantas medicinales (Helmonet).
  • Tabletas: utilizadas para niños mayores (Pyrantel, Decaris, Aldazol, Medamine, Adipinato de piperazina).

Todos los medicamentos para niños se usan únicamente por recomendación del médico tratante. No se pueden utilizar para la prevención de la helmintiasis, los niños son tratados solo después de la confirmación del diagnóstico.

Además, puede tomar complejos de vitaminas y minerales, preparaciones que contengan hierro.

Remedios populares: ¿vale la pena usarlos?

semillas de calabaza

Las semillas de calabaza ayudarán con los helmintos.

Para eliminar los helmintos de los niños, además de los medicamentos, a menudo se recomienda utilizar remedios caseros: semillas de calabaza o una mezcla de leche y ajo.

Su uso está motivado por el hecho de que, a diferencia de los medicamentos de farmacia, las recetas populares son inofensivas para el cuerpo del niño.

Mientras tanto, la dosis terapéutica de semillas de calabaza es de unos 300 g, que deben tomarse en un día. No todos los niños pueden hacer frente a tal carga.

Leer también:

La acción de los remedios caseros en la mayoría de los casos es impredecible y no está suficientemente estudiada, por lo que no es fácil garantizar un efecto terapéutico cien por cien de su uso.

Las drogas antihelmínticas modernas se pueden usar en el tratamiento de la helmintiasis en niños de seis meses, están seguros y tienen un mínimo de contraindicaciones. El efecto terapéutico de tales medios es predecible, ellos mismos han aprobado ensayos clínicos.

Prevención de la infección con parásitos

frutas y vegetales

Lave bien las frutas y verduras.

Hay una prevención primaria y secundaria de la helmintiasis. Con la prevención secundaria, el niño durante el tratamiento está tratando de proteger de la reinfección.

Para no infectarse con larvas o huevos de gusanos, es necesario tomar medidas preventivas:

  1. Lavado a mano completo después de caminar, socializar con animales, ir al baño, antes de comer o cualquier refrigerio.
  2. Prohibición de chupar dedos, lamer juguetes, objetos extraños.
  3. Recorte regular de uñas.
  4. Lavado completo de frutas, verduras, verduras, esterilización de pezones y botellas en bebés.
  5. Prohibición de beber agua cruda y bañarse en cuerpos de agua contaminados.
  6. Cocina de Cabo y Pescado de acuerdo con las reglas sanitarias.
  7. Prevención oportuna de la helmintiasis en las mascotas.
  8. Trabajo constante para fortalecer la inmunidad del niño, los alimentos nutritivos, hacer ejercicio con el bebé, caminatas regulares en el aire fresco.

Al tratar a un niño por helmintiasis, una serie de medidas preventivas evitarán la reinfección. Durante el período de tratamiento, los niños se lavan a fondo, cambian regularmente la ropa de cama y la ropa interior, realizan una limpieza húmeda regular en la habitación con desinfectante, escaldado con botellas de agua hirviendo, pezones y utensilios del niño.

Para evitar que los parásitos dañen el cuerpo del niño, es necesario prestar atención a la apariencia de síntomas de helmintiasis, visitar a un médico, cumplir con sus recomendaciones para el diagnóstico y el tratamiento de la infestación de gusanos.